Una vez despierta y decidida a iniciar mi nuevo rumbo, he hecho una declaración de "mis" principios:

- No voy a salir porque a la gente le parezca que es lo más conveniente y mejor para mí. No es cierto, cada cual sabe lo que es mejor para sí mismo. Yo me encuentro perfectamente en casa, rodeada de mis libros, mi música; con mi ordenador, foro, web, etc. No saldré para complacer a nadie. A la primera persona que debo complacer es a mí misma, y si salir implica estar mirando continuamente el reloj para ver si ha pasado el tiempo suficiente de poder regresar a casa, como que no lo veo muy lógico ni muy agradable. El estar en casa no quiere decir ni que esté deprimida, ni hecha polvo, ni nada parecido, todo lo contrario, simplemente es porque me encuentro muy a gusto en ella. Saldré, de hecho lo hago ya, cuando me lo pida el cuerpo y me apetezca.

 

- No voy a buscar nueva pareja, no la necesito ni la quiero. Tuve una, la mejor que se podía tener, con nuestros problemas, como todo el mundo, pero por desgracia se murió. No soy una santa, nunca lo he sido ni lo seré,  pudo haber alguien más que ocupara de nuevo mi corazón, pero es un tema que no me gusta ni recordar, estoy borrándolo de mi mente y poco a poco desaparecerá del todo. Mi decisión es seguir sola el resto de mi vida, mi cupo de parejas se completó y tampoco quiero a ningún príncipe que tarde o temprano se convierta en un sapo repugnante y asqueroso (a quien le pique que se rasque). He cerrado las puertas al amor, no lo quiero en mi vida. Ahora sí, ahora ya es una puerta que no se volverá a abrir jamás.

Me he acostumbrado a la soledad y me gusta. Lo lamento por quien no lo entienda, pero es mi vida, como yo quiero vivirla y, sobre todo, es mi decisión.

 

- He cambiado, no soy la persona que mucha gente conoció, pero la vida, algunas personas y las circunstancias me hicieron cambiar. No sé si para mejor o para peor, pero he cambiado, me siento bien y tranquila y así seguiré, pese a quien le pese.

 

- Conservaré a algunas personas en este nuevo rumbo, muy pocas, pero las suficientes, a las que considero que son importantes para mí. A las demás pues.... me da exactamente igual lo que sea de ellas, ni frío ni calor siento, lo único una total y absoluta indiferencia.

 

- Poco a poco iré rehaciendo mi vida, pero de la manera que yo crea más conveniente, no como los demás piensen y crean que debo hacerlo. Cada persona es libre de hacer lo que quiera con su persona y vida. Es algo que siempre he respetado muy mucho, no me he metido en la vida de nadie y no me permito dar consejos, por lo tanto pido el mismo respeto a mis decisiones. Podré escuchar consejos, siempre lo he hecho, pero al final, haré lo que quiera y me apetezca. Siento una gran lealtad y honestidad hacia mi misma y en eso no pienso cambiar nunca por mucho que pueda insistir el resto del mundo.

 

Si alguien se siente decepcionado, lo lamento enormemente, pero soy de la opinión que cuando se quiere a alguien hay que dejarle que tome sus propias decisiones y cometa sus propios errores, sin interferir; es la forma de aprender que todos tenemos en esta vida en la que somos eternos aprendices.

 

Y esto, esto, esto esto.... es todo amigos.

 

 

Gloria

27/07/2007

 

 

 

 

Copyright©2005-2015 GloriaCP.

Todos los derechos reservados. Prohibida cualquier reproducción.

 

hit counter joomla